Huevo pochado con pisto manchego

Elaboración

Pisto manchego: Cortar todas las verduras en brunoise (finos dados) y reservar.
Poner una sartén a fuego medio y agregar el aceite de oliva. Cuando el aceite esté caliente, agregar la cebolla y dejar pochar a fuego lento; una vez pochada, agregar el pimiento verde y el pimiento rojo, dejar un rato y añadir el calabacín y la berenjena.
Dejar que se haga todo a fuego lento y poner a punto de sal. Por último, agregar el tomate picado y dejar cocer unos 5 minutos, volver a poner a punto de sal y rectificar la acidez del tomate con una pizca de azúcar.

Huevo pochado: Pochar los huevos dentro de un molde con 50 ml de aceite a temperatura media hasta conseguir que la clara esté cuajada y la yema líquida. Sazonar.

Crujiente de pan: Cortar el pan de molde con un aro de emplatar o un cortapastas y freírlo en aceite de oliva virgen extra hasta que esté dorado. Por otro lado, cortar unas tiras de pan y tostarlas para la decoración.

Acabado y presentación

Poner un molde del mismo tamaño del usado para hacer el huevo en el centro del plato; introducir el crujiente de pan y rellenar con unos 2 cm de pisto. Una vez relleno, poner sobre este el huevo pochado. Decorar con los bastones o espirales de pan y unos brotes.

Ingredientes para 4 personas

Para el pisto manchego:
Cebolla 400 g
Pimiento rojo 400 g
Pimiento verde 400 g
Calabacín 400 g
Berenjena 300 g
Tomate natural 400 g
Aceite de oliva 50 ml
Sal 5 g
Azúcar 3 g

Para el huevo pochado:
4 huevos
Aceite de oliva virgen extra 50 ml
Sal 2 g

Para el crujiente de pan:
Pan de molde 50 g

Además:
Brotes para decorar