Una de las preocupaciones históricas de DAGU, S.A. ha sido el conseguir la máxima confianza de nuestros clientes y ofrecerles los mejores productos a nuestro alcance.

Por ello, desde hace tiempo hemos apostado por implantar en nuestra organización un sólido Sistema de Calidad ISO 9001, que anualmente es auditado de manera externa y nos permite centrarnos en nuestros clientes (sus necesidades, sugerencias, grado de satisfacción, etc.), incrementar la participación del personal, disponer de datos e indicadores de nuestros procesos que al ser medibles proporcionan una referencia para seguir mejorando y, en definitiva, conseguir incrementar la eficiencia de nuestros procesos, haciendo de nuestra empresa una organización más sólida y con mayor capacidad de respuesta ante nuevos retos.

Como complemento a nuestro Sistema de Calidad, en 2007 decidimos implantar una norma de Certificación de producto específica de alimentación. Se trata de la Norma IFS, referencial creado por la gran distribución europea y que aúna todos los requisitos de un Sistema de Calidad con requerimientos específicos del sector alimentario.

Esta nueva certificación nos ha hecho ser aún más conscientes de los riesgos que pueden afectar a nuestro producto y de la necesidad de realizar un completo análisis de los procesos como única vía de control de dichos riesgos.

También, hemos aumentado el grado de implicación de todo el personal con la Seguridad Alimentaria, haciéndoles ver la importancia de su trabajo en la calidad final de nuestro producto.